2020 se perfila como el año más violento de la historia de México


En México, 98,6 % de los crímenes no se castigan y 93,6 % no se investigan siquiera, según informa Miguel Ángel Gómez Jácome, coordinador de comunicación de la asociación civil Impunidad Cero


El año pasado fue el más violento de la historia de México y sucedió bajo la administración de Andrés Manuel López Obrador; ahora, lo que va del 2020, perfila al segundo año de su gestión con un índice de homicidios aún más alto.

Cuando López Obrador asumió la presidencia de México, el Gobierno reportó que en diciembre de 2018 se registraron 2 153 homicidios, con un promedio diario de 79,7 casos. Seis meses después, solo del 6 al 12 de junio se registraron 650 asesinatos, según reporta el Informe de Seguridad, y desde el 1 de septiembre del 2019 el promedio supera los 100 homicidios diarios.

El 20 de abril del presente año ocurrieron 114 homicidios en un día, pero el punto más alto de violencia llegó el 7 de junio cuando México reportó 117 asesinatos en una jornada. Si la cifra se mantiene, 2020 se consagrará como el más violento de la historia de México.

En el mismo lapso Brasil redujo los asesinatos que aumentaron en México

López Obrador asumió la presidencia exactamente un mes antes que su par brasilero y la diferencia es marcada. En el primer año de su gestión, México ya desplazó a Brasil como el país con el mayor número de ciudades violentas, puesto que la gran nación de América del Sur redujo el homicidio en un 22,6 % en el primer  año de gobierno de Jair Bolsonaro. En total, hubo en 2019 siete mil homicidios menos que en el 2018.

Brasil aumentó la muerte de delincuentes y bajó la de inocentes

La única cifra de muertes violentas que aumentó en Brasil fue la relacionada con la cantidad de delincuentes que murieron durante enfrentamientos armados contra la policía. En el caso de Río de Janeiro, incrementó en un 16,2 %.

En los primeros ocho meses del 2019 se presentaron 1.249 casos de abatidos en enfrentamientos por delincuencia, mientras que de enero a agosto del 2018 fueron 1.075 casos.

Es decir, disminuyó la muerte de inocentes y aumentó la de delincuentes.

Lo opuesto a lo sucedido en México, donde frente al clamor ciudadano por la violencia sufrida por parte del narcotráfico, AMLO dijo «el ejército no se usa para reprimir el pueblo». La gente preguntó: «¿el narco es pueblo?» y el presidente asintió.

De hecho, México perdió la oportunidad de detener al hijo del narcotraficante «El Chapo» Guzmán luego de un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad.

«Se tomó la decisión de retirarse de la casa, sin Guzmán, para tratar de evitar más violencia en el área y preservar la vida de nuestro personal y recuperar la calma en la ciudad», dijo el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana.

El narcotráfico ataca a las fuerzas del orden

Los ataques contra las fuerzas del orden por parte de los carteles de narcotráfico son constantes. Incluso el jefe de la policía de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, sufrió un atentado contra su vida. Recibió tres balazos a finales de junio del 2020. Murieron dos de sus guardaespaldas y una mujer, civil, que iba en camino a su trabajo.

Se adjudica el atentado al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), uno de los más violentos en todo el mundo y de los primeros en México en usar explosivos a gran escala.

“Han sido muy agresivos desde fuera y han conseguido la manera de salirse con la suya y asesinar autoridades federales, incluyendo mucha policía en Guanajuato, y derribado helicópteros militares”, explicó Falko Ernst, analista en la organización no gubernamental International Crisis Group, refiriéndose al CJNG ante la BBC.

“Este es un costo que ahora estamos pagando por años y años de impunidad perfecta y continua en México”, agregó.

La impunidad perpetúa el crimen

En México, 98,6 % de los crímenes no se castigan y 93,6 % no se investigan siquiera, según informa Miguel Ángel Gómez Jácome, coordinador de comunicación de la asociación civil Impunidad Cero.

«La impunidad en México es muy generalizada. Una de nuestras investigaciones arrojó que hay un 1,14 % de probabilidades de esclarecer un delito, desde que se denuncia hasta que hay una sentencia. Estamos hablando de 98,86 % de impunidad», indicó Gómez Jácome a Efe.

Es menor al 70 % la probabilidad que reciba una resolución judicial adversa un presunto delincuente luego de que haya sido presentado ante un juez, de acuerdo con el «Ránking de procuradurías y fiscalías estatales 2018» de Impunidad Cero.

Bajo la gestión de López Obrador ha empeorado y las cifras lo muestran, hay impunidad para delincuentes e inseguridad incluso para las fuerzas de seguridad.

Extraído de panampost.com

0 vistas

Suscribete a nuestras notificaciones

  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon

Una radio para tu familia, donde encontrarás temas sobre el liderazgo que debes de tener en tu hogar, comunidad y trabajo. Somos Conecta Multimedia.
Correo produccionconecta@gmail.com

Los Mochis, Ahome, Sinaloa, México.