Arqueólogos encuentran un presunto clavo de la crucifixión de Jesús

En República Checa se ha encontrado lo que podría ser uno de los clavos que se usaron para clavar a Jesús en el madero el día de su crucifixión.



Los arqueólogos expertos ubicados en el sur de Praga afirmaron que se halló “escondido” una puntilla que presuntamente pudo haber sido una de las que se usaron para crucificar a Jesús en el calvario.


Dicha pieza fue hallada en la Iglesia de San Giles, en una pequeña localidad llamada Milevsko, situada a 70 kilómetros del sur de Praga.


En el interior de una habitación secreta, los arqueólogos detallaron que el clavo mide seis centímetros y está decorado con una pequeña cruz que tiene incrustraciones de oro de 21 quilates; todo ello se guardaba en una caja de madera que estaba decorada con ornamentos de oro y plata.


Se conoció que la madera usada para dicha caja data de los años 260 y 416 d.C, detalló el medio de comunicación checo, Idnes.


La tapa de la caja era originalmente de oro y llevaba una inscripción que decía “IR”, que según los investigadores serían las abreviaturas en latín del nombre de Jesucristo (Iesus Rex).


El otro punto que se consideró importante para determinar si verdaderamente se usó para tal evento fue que durante esos tiempos, los materiales con los que se fabricaban los artefactos de metal eran muy raros y excepcionales en precio e importancia.


Este es un gran avance para la ciencia en materia de nuevos detalles de comprobación de lo que sucedió cuando Jesús murió por la humanidad entera, sin embargo los mismos investigadores informaron que se necesitan más estudios para determinar su uso dentro de este suceso que cambió la historia.




Fuente de Información: https://www.bibliatodo.com

0 vistas0 comentarios