Blindan capital de EU por toma de posesión

En Washington, 26 mil elementos de la Guardia Nacional ayudarán con la seguridad ante la inauguración presidencial de Biden del próximo miércoles.



El número de soldados de la Guardia Nacional estadounidense que ingresarán a la capital del país para ayudar a las fuerzas del orden con la seguridad en torno a la toma de posesión del presidente electo Joe Biden aumentó a alrededor de 26 mil, informaron ayer las autoridades.


Precisaron que los miembros de la Guardia de los 50 estados del país, así como del Distrito de Columbia, se están desplegando en la ciudad de Washington.


Los funcionarios habían dicho inicialmente que se necesitarían hasta 20 mil soldados, pero explicaron que el número final aumentó debido a solicitudes adicionales de las agencias policiales locales. Los funcionarios no estaban autorizados a dar públicamente los detalles de seguridad y hablaron bajo condición de no ser identificados. Hasta el jueves, había aproximadamente 7 mil miembros de la Guardia en Washington, y miles más estaban en camino. Las autoridades dijeron que entre 3 mil y 4 mil de esos miembros de la Guardia estaban armados.


La duración de las misiones puede variar, pero los funcionarios del Departamento de Defensa estaban autorizados a desplegar a la Guardia hasta por 30 días, tanto para la dar seguridad en la toma de poder como para supervisar las protestas circundantes.


Los funcionarios del Pentágono aprobaron solicitudes para que algunos miembros de la Guardia estén armados, tanto con armas largas como con pistolas, en particular los miembros de la Guardia asignados cerca del Capitolio de Estados Unidos.


Medios locales también informaron que el National Mall, el parque que alberga los monumentos más emblemáticos de Washington y la famosa explanada donde se han concentrado multitudes, permanecerá cerrado el próximo miércoles como parte de las herméticas medidas de seguridad dispuestas en la capital estadounidense de cara a la investidura de Biden.


Según el The Washington Post y USA Today, al imponente espacio, donde suele congregarse el público para asistir al traspaso de gobierno en Estados Unidos, sólo tendrán acceso los medios de comunicación y el personal de seguridad. Además, detalló USA Today, más de una docena de estaciones del Metro capitalino se cerrarán.


El estricto dispositivo en torno al traspaso de mando en Estados Unidos se anunció después de que seguidores del gobernante saliente, Donald Trump, asaltaran violentamente el Capitolio en Washington el pasado 6 de enero, en hechos que causaron cinco muertos, entre ellos un policía.


Como parte de las restricciones, el director ejecutivo de Delta Airlines, Ed Bastian, anunció en una entrevista con CNBC que no permitirán a los pasajeros que vuelen hacia los aeropuertos del área metropolitana de Washington facturar armas de fuego en sus equipajes. La medida se pondrá en marcha a partir de este fin de semana y se extenderá hasta la semana que viene.


Tras el asalto al Capitolio, un grupo de 34 congresistas demócratas firmó una carta para pedir investigar la “sospechosa” visita al recinto de trumpistas invitados por algunos legisladores republicanos en la víspera del asalto pese a que las giras están suspendidas, y que incluyeron zonas delicadas para la seguridad.


El mandatario, entretanto, dirigió ayer un mensaje a las tropas estadounidenses, al asegurar que “ha sido un honor” reconstruir al Ejército y presumir que durante su gestión destinó 2.5 billones de dólares al Pentágono.


El gobernante enfrenta un segundo juicio político y el proceso podría comenzar a las 13:00 horas del próximo miércoles, el mismo día en que el presidente electo Biden tomará posesión del cargo, según un cronograma del procedimiento del Senado obtenido por The Associated Press.


Es el calendario posible si la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, envía pronto a la Cámara Alta los artículos a considerar para llevar a cabo el juicio político.


“No podemos estar de brazos cruzados”


Mientras, ante la amplitud de la crisis económica que enfrenta Estados Unidos, Biden dijo que “no podemos permitirnos quedarnos de brazos cruzados” y presentó un plan de estímulo por 1.9 billones de dólares para hogares y empresas. El demócrata prometió la creación de “millones de empleos” en la industria manufacturera, un sector minado por Trump. También anticipó que aspira a alcanzar los 100 millones de personas vacunadas en sus primeros 100 días de gestión.



Fuente de Información: El Universal

0 vistas0 comentarios