• EDGAR HIGUERA

Se desploma totalmente la captura de camarón en el norte de Sinaloa

Pescadores se han visto obligados a capturar otras especies marinas, como el pargo y la jaiba, para sobrevivir, dice José Alfonso Chaparro



A 58 días de iniciada, la captura de camarón correspondiente a la temporada 2020-2021 se desplomó en las diferentes zonas pesqueras de la región norte de Sinaloa.


Ante esta situación, los pescadores se han visto obligados a diversificar y combinar la actividad con otras pesquerías para tratar de sobrevivir y seguir atendiendo cuando menos las necesidades básicas de sus familias.


El arranque de la captura del crustáceo en esta importante zona de producción pesquera se decretó a partir del 26 de septiembre, en cumplimiento a la fecha autorizada por las autoridades de Conapesca, a pesar de que desde un inicio líderes pesqueros y pescadores advertían el riesgo de que ya para esas fechas la mayor parte del camarón ya habría emigrado y salido de la bahía hacia las aguas marinas, lo que provocaría que la zafra se constituyera al final en un fracaso, como finalmente ocurrió porque ya el camarón se agotó y los pocos pescadores que siguen aferrándose a la actividad apenas logran capturas para sobrevivir.


Diversificación de la actividad


José Alfonso Chaparro Bojórquez, presidente de la Federación de Cooperativas Pesqueras Siglo XXI, señaló que realmente a estas alturas la mayor parte de los pescadores ya se inclinó por dedicarse a la pesca de otras especies marinas, como la escama, la jaiba, ya que realmente de camarón ya está saliendo poco.


Indicó que en estos momentos las mejores capturas se logran en la bahía de Topolobampo, en donde se obtienen entre los 15 y los 25 kilos con cabeza, pero hay zonas en donde la producción ronda entre los 5 y los 15 kilos.


Manifestó que parte de los productores se fue la captura de jaiba, otros a la pesca de pargo y otras especies marinas que se presentan en esta época del año que si bien no son muy lucrativas, hablando comercialmente, cuando menos les permiten al pescador sostenerse en la actividad.


Otro de los fenómenos que se presentan en algunas comunidades rurales es la migración de pescadores que se van a trabajar a las actividades agrícolas, aprovechando que a partir de esta fecha los cortes de legumbres, papas y otros cultivos de la temporada comienzan a incrementarse en la región.



Fuente de Información: El Debate

25 vistas0 comentarios