• EDGAR HIGUERA

El coronavirus congela la investigación sobre el cambio climático del Ártico.

Actualizado: may 27

Muchos ven en la crisis del coronavirus un alivio para el planeta y el medio ambiente. Pero en el Círculo Polar Ártico el virus está alterando la ciencia que estudia el clima.



Todos los años, 150 científicos que investigan el clima del Ártico viajan a las regiones menos exploradas y se adentran en el glaciar más grande de Groenlandia. Su tarea es compleja y relevante. El proyecto EastGRIP apunta a entender cómo las corrientes congeladas debajo del glaciar están empujando grandes masas de hielo hacia el océano, y cómo eso contribuye al aumento del nivel del mar. Pero este año los simulacros serán silenciosos. Las corrientes de hielo no se medirán.


La razón de eso es el coronavirus. Las consecuencias de las medidas para contener el brote han hecho que la investigación sea imposible. Groenlandia está cerrada a los extranjeros. A su gobierno le preocupa que cualquier brote pueda ser particularmente peligroso para su población indígena y superar rápidamente las capacidades de sus servicios de salud. Incluso si el país estuviera abierto, simplemente no resultaría práctico reunir a un equipo internacional de científicos, a 1,600 kilómetros del aeropuerto más cercano, en caso de que uno de ellos se enfermara.


Los aviones de transporte, que normalmente trasladan al Ártico a los equipos y los reabastecen, también siguen en tierra. Nadie quiere ser responsable de poner en contacto a comunidades pequeñas y aisladas con el coronavirus.


TAMBIÉN LEE: En tiempo real, la pandemia que atemoriza al mundo de los negocios


Ese es el problema que enfrentan el Dr. Ken Mankoff y el equipo con el que trabaja en el Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia. Están examinando el estado de las capas de hielo en Groenlandia y controlando las nevadas. También tienen equipos de monitoreo en el campo que podrían fallar si no pueden llegar a repararlos, dejando vacíos en los datos que se han recopilado durante décadas.


El Dr. Jan Mankoff espera reparar el equipo de monitoreo en Groenlandia.

Los científicos se están perdiendo mucho. Esperaban completar el agujero de 2,660 metros (8.727 pies) que habían estado perforando durante los últimos cinco años, y finalmente acceder a las corrientes de hielo que están buscando. “Realmente esperábamos llegar a la roca este año, lo cual es súper emocionante, ya que estamos donde el flujo de la corriente de hielo es realmente importante”, explica Dorthe Dahl-Jensen, profesora de la asignatura Hielo, clima y tierra en la Universidad de Copenhague, y presidenta del comité directivo de EastGRIP.


“En el peor de los casos, habrá una brecha de 12 meses”, dice Mankoff. “Algunos de esos datos se pueden completar con satélites y sensores remotos, pero otras partes son únicas, y se perderán”.


Carreras de científicos afectadas


Dahl-Jensen y Mankoff tendrán que esperar hasta que puedan regresar a sus respectivos sitios de investigación y esperan que la pérdida de datos no altere demasiado su investigación. Por ahora, ambos dicen estar más satisfechos si permanecen en casa y se mantienen a sí mismos, a sus equipos y a todos los demás, seguros.


Pero para los científicos más jóvenes, aquellos que se desempeñan en la investigación con financiamiento a corto plazo, y para los que trabajan con el objetivo de obtener calificaciones académicas en un determinado lapso de tiempo, la falta de resultados es un problema mucho mayor. La próxima generación de climatólogos se verá afectada.


“En los colegas junior eso tendrá un impacto significativo en su carrera si no pueden obtener los datos para el proyecto que necesitan para hacer su trabajo”, dice Mankoff. 


La época más productiva del año


El Dr. Joran Moen es director del Centro Universitario de Svalbard (UCIS) en Noruega, la institución educativa superior más septentrional del mundo. Ese centro se cerró, y se canceló el trabajo de campo, siguiendo las órdenes del gobierno noruego. Alrededor de 70 estudiantes en Svalbard no podrán por sí solos completar el trabajo de campo necesario para completar maestrías o doctorados.


“La transición de marzo a junio es un momento muy importante para las operaciones y para monitorear el cambio climático en el área”, dice Moen. “Estamos en una parte del Ártico que experimenta un fenómeno muy dramático debido a que la temperatura cambia rápidamente. Es un muy buen lugar para ver cómo la humanidad puede influir en el clima y sus efectos”.


“En cuanto a la falta de datos, toda la comunidad internacional en Svalbard tendrá ese problema y, por supuesto, eso también tendrá un gran impacto en nuestra investigación. Para los estudiantes, que les falte algo como esto en su investigación es un problema”, subraya el experto.


Solo queda esperar


Moen y el UCIS han tomado medidas para que se pueda continuar con la mayoría de las clases, que han pasado a ser en línea, y todavía se planean pequeños viajes de investigación sin riesgos.


Dahl-Jensen y Mankoff esperan ver cuándo podrán acceder a sus equipos de monitoreo, y están planificando cuánto trabajo adicional habrá que hacer en la nieve.


La ciencia del clima también está esperando la evolución de la pandemia de coronavirus para saber cuándo y cómo continuarán las investigaciones, y cuán vital será la información faltante. 


Fuente de Información: https://www.forbes.com.mx

Suscribete a nuestras notificaciones

  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon

Una radio para tu familia, donde encontrarás temas sobre el liderazgo que debes de tener en tu hogar, comunidad y trabajo. Somos Conecta Multimedia.
Correo produccionconecta@gmail.com

Los Mochis, Ahome, Sinaloa, México.