• EDGAR HIGUERA

Priva la abstención en Venezuela, pero se impone el chavismo



Casi a las 2 de la mañana, hora de Caracas, la autoridad electoral venezolana dio a conocer que el índice de participación fue de apenas 31 por ciento. Como incluso la oposición esperaba, el madurismo se declaró vencedor con 67.6 por ciento de los votos, según el reporte que leyó Indira Alfonzo, presidenta del Consejo Nacional Electoral.


La oposición tradicional alcanzó apenas 17.95 por ciento y la disidencia de izquierda no rebasó la barrera de 3 por ciento.


La lectura de estos resultados fue atestiguada por personajes como los ex presidentes Rafael Correa y Evo Morales.


El chavismo se apresuró a festejar los resultados. No hicieron nada, sino mucho daño al país, dijo Diosdado Cabello, en una celebración que se debe matizar con los siguientes datos: hace cinco años, la participación fue de 71 por ciento.


A la espera de los resultados oficiales, se inscribieron las líneas que siguen contexto e historia de una elección complicada como todas las venezolanas.


Las cifras habían sido previstas por encuestas y analistas. Por eso a media tarde del domingo, es difícil tener dudas sobre la sinceridad del hombre que habla. Fue alto funcionario de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. No tiene sino comentarios despectivos para los dirigentes opositores que considera responsables principales de la crisis política y social de Venezuela.Pero también tiene ojos.


Pasamos al lado de una nevería. La fila a reventar. “Mira, aquí hay más gente que en los centros de votación… para tu crónica”.


Con elecciones cada año, los venezolanos parecen acostumbrados a las largas colas para ejercer su derecho. Este domingo no hay esas filas de 10 en fondo. En dos recorridos por centros de votación, a diferentes horas, es posible observar que la elección de los nuevos integrantes de la Asamblea Nacional, el congreso unicamaral, no entusiasma a las mayorías.


Con esta elección estamos moviendo una pieza en el tablero. Ahora le toca a la oposición, dice una fuente del gobierno de Maduro.


Tal pieza ha sido movida con la ayuda del ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, quien ahora pide a la Unión Europea modificar su postura de no reconocer estas elecciones.


Zapatero es, según fuentes del gobierno, el promotor principal de una salida que, vista la polarización, suena disparatada: que el gobierno madurista incorpore opositores en el gabinete para cogobernar.


Sabemos que ya no sirven la imposición ni las sanciones. Sólo sirven el diálogo y los votos, el encuentro y la deliberación democrática, dice Zapatero, sumando puntos a su papel de demonio a los ojos de la derecha.


No hay que olvidar, en este punto, que la oposición de derecha promovió opciones que incluían la intervención militar extranjera en su propio país. Sálvenos Donald Trump, pues.

El asunto, dicen los eruditos, es multifactorial.


Uno: el bolívar, la moneda, es ya un recuerdo que sólo sirve para dar cambio, como aquellas moneditas de nuestras crisis mexicanas que no compraban ni un caramelo. Sólo que aquí son billetes con la cara del Libertador y un número: 50 mil bolívares.


Otro punto en la cantaleta multifactorial: no hay gasolina, o hay tan poca que muchos sacrificados ciudadanos prefieren hacer filas que pueden durar días para dar de beber a sus automóviles


La oposición más significativa decidió no participar, en su lógica de gobierno paralelo encabezada por Juan Guaidó, que llevó las expectativas de salir de Maduro y luego se fue consumiendo en sus propias torpezas y en cálculos que no se hacían en Caracas, sino en Washington.


Guaidó, que tiene embajadores en varios países, llamó a la abstención y ha convocado a una consulta, a celebrarse el próximo domingo


El bloqueo estadunidense, sumado a los errores del madurismo, ha llevado a un sector de los venezolanos a situaciones de miseria impensables en un país que apenas hace unos años acogía migrantes y hoy los lanza a Chile, Argentina, México y otras naciones.


A lo largo del día, las narrativas oficialista y opositora se confrontan en las redes sociales. Del lado opositor abstencionista se dice que el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunciará una participación de alrededor de 20 por ciento. Desde el bando madurista creen que menos de 30 por ciento sería una derrota.


En las propias filas del oficialismo hay voces que consideran un error que Maduro haya convertido esta elección en una suerte de referendo sobre su propia gestión. Hace unos días, el presidente obrero reiteró a los medios locales: Si ganan las elecciones parlamentarias de este 6 de diciembre, me retiro, pero si ganamos, vamos para adelante con el pueblo.


Un alto funcionario del gobierno lo pone de esta manera: En el tablero esta fue nuestra jugada; ahora vamos a ver qué pieza mueve la oposición.


Y cuando dice oposición no se refiere a las fuerzas que participaron en esta contienda, sino al llamado G4, es decir, los cuatros partidos opositores con mayor poder de convocatoria, donde se inscribe la opción del presidente Guaidó.


Varias estampas de la votación dibujan el momento venezolano.


A dos calles de un centro de votación, en la céntrica parroquia (barrio) San Agustín, truenan las bocinas con una canción que reza: Con Chávez y Maduro, el pueblo está seguro.


Tras las cortesías de rigor, que incluyen el clásico ¡mexicano! cariñoso, Deimy Álvarez, líder del PSUV en la parroquia San Agustín, una mujer de 36 años, chavista desde adolescente, resume la contienda de aparatos, no exclusiva de su preferencia política:

“La participación es muy buena… tenemos jefe de comunidad, jefe de calle, en esta parroquia (barrio) tenemos instalados 57 puestos de comandos comunales donde se chequean los votos duros del chavismo y se movilizan desde la calle hasta el centro electoral y después se le escanea su carnet de la patria y se anota el código del carnet del PSUV, para nosotros garantizar la movilización de la maquinaria y del voto chavista”.


Sigue: Esta es una parroquia chavista, aquí no perdimos ni la reforma (2007) ni la elección de la asamblea en 2015 y aquí nosotros estamos garantizando la salida de los votos duros, que aquí es de 80 por ciento.


Hace siete años, Nicolás Maduro se bañó de pueblo en Catia, un barrio chavista que siempre presumían a los visitantes extranjeros.


Pero este domingo no hubo largas filas ni multitudes a la espera del presidente. Hasta pasado el mediodía, los voceros del gobierno guardaban silencio sobre el acto de votación del mandatario.


Un militar de bajo rango, a eso de las 9 de la mañana, dijo: el presidente ya votó, en el Fuerte Tiuna.


Después del fallido atentado de los drones, la decisión se explica, pero tampoco ayuda a favorecer la popularidad de Maduro que anda, según sus propios seguidores, en el rango de 15 por ciento.


Las prioridades y las líneas de mando parecen claras. Pasada la una de la mañana, el Consejo Nacional Electoral no había dado los resultados oficiales, pero ya el mando militar, en la voz del poderoso general Padrino López, había adelantado una jornada sin sobresaltos.


Tras anunciar que sólo diría unas cuantas palabras, hizo un largo discurso claramente político contra el terrorismo, la subversión y la antipatria.


Prioridades de la unión cívico militar, vaya.


El bando opositor que endiosa a Trump guarda silencio con excepción de su campaña en redes para desacreditar la elección.


Ya es muy tarde, y tras la arenga del general Padrino, las calles se quedaron vacías, al menos en el pedacito de Caracas que un mexicano puede mirar.



Fuente de Información: La Jornada

3 vistas0 comentarios

Suscribete a nuestras notificaciones

  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon

Una radio para tu familia, donde encontrarás temas sobre el liderazgo que debes de tener en tu hogar, comunidad y trabajo. Somos Conecta Multimedia.
Correo produccionconecta@gmail.com

Los Mochis, Ahome, Sinaloa, México.