• EDGAR HIGUERA

Cristianos piden un alto al fuego a la guerra entre Armenia y Azerbaiyán.

La zona de Nagorno-Karabaj actualmente se encuentra en el centro de un conflicto. Los cristianos armenios han pedido que se detenga toda actividad militar ya que solo trae daños y muerte de vidas inocentes.


Armenia y Azerbaiyán han intensificado evidentemente sus enfrentamientos durante los últimos días.


Hay quienes creen que este escenario podría convertirse en una «preguerra» de lo que alguna vez fueron dos repúblicas soviéticas.


Según los medios internacionales, ambos países están atacando entre sí usando artillería pesada; tales como tanques, misiles y drones.


Se estima que cientos de soldados y civiles han muerto como consecuencia de este acontecimiento. Si bien la región de la zona de conflicto pertenece a Azerbaiyán, esta se encuentra bajo el control de los armenios.


Entre 1988 y 1994, los dos países entraron en guerra por la zona en reclamación. Aunque se logró un alto al fuego, no se logró de forma legal concretar una solución.



Naciones como Rusia, Estados Unidos y Francia han condenado la actividad militar y piden a ambos países cesar el fuego.


Incluso, organismos como la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) se han manifestado; pero simplemente no hay respuesta de paz.


Los evangélicos armenios han pedido que el fuego se detenga para no causar mayores pérdidas.


Joël Mikaelian, presidente de la Unión de Iglesias Evangélicas Armenia en Francia firmó una importante declaración reaccionando al respecto.


«El pueblo de Artsaj, que ha vivido en sus tierras ancestrales durante siglos, incluso antes de que existieran Turquía y Azerbaiyán, tiene el derecho inalienable de seguir viviendo libremente en la misma tierra que sus antepasados , en paz con sus vecinos», dice el comunicado.


Del mismo modo condena las agresiones y piden a otros cuerpos políticos a incentivar la paz en la actual «zona de conflicto».


«Como nos enseña la Santa Biblia, hacemos un llamado a todas las partes involucradas en el conflicto para que regresen a la mesa de negociaciones por la paz en la región y suspendan todas las actividades militares que solo sirven para matar y dañar vidas inocentes en ambos lados y solo causan destrucción y muerte».


«Oramos a Dios para que salve las vidas inocentes de los afectados por el conflicto y restablezca la paz entre estos países vecinos», concluye la declaración.


Fuente de Información: https://www.bibliatodo.com

0 vistas0 comentarios