• EDGAR HIGUERA

Iglesia tailandesa celebra el bautismo de más de 1.400 personas a pesar de la pandemia.

A pesar de las sombrías predicciones para Tailandia al comienzo de la pandemia mundial, una misión evangélica de plantación de iglesias en el país del sudeste asiático ha experimentado un crecimiento espectacular.


A principios de septiembre, después de un bloqueo nacional, Tailandia alcanzó los 100 días sin un caso de la covid-19, lo que ha permitido la reanudación y el creciente movimiento de plantación de iglesias evangélicas en el centro del país, que ahora celebra la historia de un gran bautismo de agua.


Muchos creían que el Evangelio tendría una retracción en el país, ya que sin el boca a boca, las reuniones en los hogares y la predicación personal del evangelismo no sería posible. Pero Free in Jesus Christ Church Association (FJCCA) mostró lo contrario.


La iglesia realizó el mayor bautismo de la historia del país, con 1.435 personas que bajaron a las aguas el pasado 6 de septiembre. Para realizar el bautismo se necesitaban al menos 20 ministros, que hacían un gran cordón dentro del agua para que los nuevos creyentes pasaran por la ceremonia.


La FJCCA ha estado experimentando un crecimiento histórico, con 520 personas bautizadas en 2019. Este año el número de bautizados se ha triplicado, lo que ha generado grandes expectativas en los líderes de la iglesia tailandesa.


«Es realmente un misterio para el mundo por qué Tailandia se salvó durante la pandemia de COVID», dijo Bob Craft, cuyo ministerio de Reach a Village apoya a la FJCCA. «Creemos que es la mano misericordiosa de Dios el permitir que el evangelio se extienda en este momento crucial.


Se han bautizado cristianos convertidos en más de 200 aldeas de cinco provincias, y el desplazamiento ha sido organizado por los líderes locales. La ceremonia se caracterizó por la oración y el culto, observando algunas medidas para evitar el contacto directo.


Algunos llevaban máscaras, y las filas de nuevos creyentes eran felicitados con un tradicional saludo wai – un gesto sin tacto (manos en oración y reverencia) que formaba parte de la cultura tailandesa mucho antes de que el coronavirus hiciera del contacto físico un medio de transmisión.


En la página de Facebook de la iglesia, el anuncio del histórico bautismo fue celebrado con «amén» y «gracias Jesús». Según los líderes de la FJCCA, muchos de los que fueron bautizados no habían oído hablar de Jesús hasta este año. Más de 75.000 pueblos del país no tienen presencia cristiana.


FJCCA se ha visto alentada por el crecimiento del movimiento. A partir de 2016, FJCCA ahora tiene 700 iglesias en casas y miles de miembros.


Fuente de Información: https://www.bibliatodo.com



9 vistas0 comentarios