• EDGAR HIGUERA

Iglesias en Alemania vuelven a celebrar sus servicios con estrictas medidas de seguridad.

Muchas iglesias en toda Alemania celebraron servicios por primera vez en seis semanas a medida que el país comienza a aliviar las restricciones por la pandemia.


Los miembros de la congregación deben usar máscaras, y mantener una distancia prudencial, pero lo más significativo es que aún no podrán cantar.


La semana pasada, después de que la tasa de infección de Alemania disminuyó lo suficiente, las pequeñas tiendas, junto con talleres de reparación de bicicletas, lavados de autos y otros negocios, pudieron operar nuevamente.


Las sinagogas también comenzarán a reabrir lentamente, al igual que las mezquitas, que celebrarán sus primeras oraciones públicas desde el cierre el 9 de mayo.


La canciller Angela Merkel anunció la semana pasada que se permitiría la apertura de edificios religiosos, museos y parques infantiles. Esto siguió a la reapertura de pequeñas tiendas en todo el país.


Reglas estrictas

Un conjunto de reglas estrictas prohíbe cantar en la iglesia por temor a que el virus Covid-19 se propague más fácilmente de esa manera. También, además de el uso de máscaras y las reglas de distanciamiento social, se ha prohibido el apretón de manos tradicional que es parte de las ceremonias católicas.


Además de los requisitos adicionales de higiene, los miembros de la congregación se deben sentar en asientos designados a 1.5 metros de distancia.


En el caso de la iglesia católica para recibir la comunión, se han colocado marcas en el piso para evitar que las personas se acerquen demasiado.


La Catedral de Colonia, la iglesia más grande de Alemania y la iglesia gótica más grande del norte de Europa; celebró su primera ceremonia el domingo para aquellos que trabajan en la iglesia.


Trabajadores, miembros del coro, lectores laicos y monaguillos fueron invitados a una ceremonia de solo 122 personas en la enorme catedral medieval que normalmente recibía 20,000 visitantes por día.


A partir del miércoles, la Catedral de Colonia realizará servicios públicos una vez más, pero el número de miembros de la congregación se mantendrá en 122.


Los que deseen asistir deberán registrarse a través de un sitio web, según el sitio de medios alemán Koeln.


Prohibición de cualquier cosa que involucre fluidos corporales como cantar


Los líderes religiosos han acordado en reuniones anticipadas la prohibición de cualquier cosa que involucre fluidos corporales, como besar objetos religiosos, incluida la Torá judía; o administrar la comunión de la mano a la boca.


Según los informes, el canto comunitario ha demostrado ser un punto de conflicto particular en las discusiones, a pesar de las reiteradas advertencias de los principales epidemiólogos de que cantar es tan peligroso como toser para propagar el virus.


Lothar Wieler, jefe de la agencia de control de enfermedades del gobierno alemán, el Instituto Robert Koch, advirtió específicamente el martes que el canto no era aconsejable. «La evidencia muestra que durante el canto, las gotas de virus parecen volar particularmente lejos», dijo.


Los virólogos también creen que los cantantes podrían absorber muchas más partículas, ya que tienden a respirar más profundamente en sus diafragmas de lo que lo harían durante la respiración normal.


También está prohibido el uso de los instrumentos de viento en los servicios, por la «precipitación amplificada de gotas potencialmente infecciosas».


Positiva la medida

Mientras que algunos se muestran escépticos sobre un posible efecto negativo en la tasa de infección de la reapertura de la iglesia; muchas figuras religiosas importantes dieron la bienvenida a la medida.


Las sinagogas judías también se reabrirán lentamente, y el presidente del Consejo Central Judío alemán, Josef Schuster, dijo que «la gente necesita estabilidad y confianza en sus religiones, especialmente en la situación actual».


Los musulmanes en Alemania actualmente están ayunando durante el mes sagrado del Ramadán; una época del año generalmente marcada por visitas frecuentes a la mezquita y reuniones públicas con amigos y familiares.


Se ha dado prioridad a las 30,000 mezquitas y salas de oración de Alemania que se han abierto durante el mes de Ramadán. Los fieles musulmanes están obligados a cubrirse la boca y la nariz al ingresar a las mezquitas; y se ha aconsejado a los mayores de 65 años que se mantengan alejados para su propia protección.


Karl Justen, prelado de la iglesia católica Alemana, calificó la decisión del gobierno de reabrir edificios religiosos como una «señal positiva»; la libertad religiosa y la prevención de infecciones podrían funcionar en armonía.


Fuente de información: BibliaTodo.com


Suscribete a nuestras notificaciones

  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon

Una radio para tu familia, donde encontrarás temas sobre el liderazgo que debes de tener en tu hogar, comunidad y trabajo. Somos Conecta Multimedia.
Correo produccionconecta@gmail.com

Los Mochis, Ahome, Sinaloa, México.