• EDGAR HIGUERA

Joven vence 5 tumores cerebrales al despertar del coma, “Es un milagro de Dios”.

Un joven de Brasil glorifica a Dios luego de recibir sanidad tras haber descubierto que tenía 5 tumores en su cabeza y que moriría pronto por la gravedad de estos.



Hugo Gomes, de 27 años, sufría de constantes dolores de cabeza que le impedían realizar sus actividades acostumbradas, por ejemplo, el fútbol, del cual era toda una promesa deportiva.


“Ni siquiera tenía la fuerza para mirar hacia arriba. Era como si hubiera un peso en mis ojos”, contó a un programa de televisión en Belo Horizonte.


En 2005 durante una consulta médica le diagnosticaron hidrocefalia y 5 tumores cerebrales, los cuales son una categoría muy rara en esa área de enfermedades, «Mi tierra se derrumbó», recordó.


“En ese momento pensé: mi carrera como jugador ha terminado. Voy a morir porque no sé la gravedad de estos tumores. Para mí fue el final”, agregó.


Para navidad, Hugo estaba ingresado para realizarle una de las primeras cirugías que necesitaba, ésta consistía en la implantación de una válvula que controlara el flujo de líquido cefalorraquídeo en su cerebro.


Su caso se complicó hasta el punto de quedar en coma al momento de su tercera quimioterapia a principios de 2006; luego de dos meses en estado vegetativo despertó para otras operaciones, volviendo a recaer en estado de coma.


Fue en ese momento en el que Dios obró quitando los tumores de su cerebro, pues al despertar de ese estado e intentar continuar con la quimioterapia, los doctores descubrieron que en el lugar de los elementos solo había cicatrices.


“Los cinco tumores desaparecieron. Solo quedaron las cicatrices. Los médicos no pueden explicar dónde terminaron los cinco tumores”, expresó con mucha alegría.


“Dios es el Dios de lo imposible. Quitó los cinco tumores sin que el hombre lo viera. Es el médico de los médicos y el Señor de los señores. Solo Dios, nadie más”, dijo glorificando al Señor por este milagro.


“Es un milagro de Dios. Hizo la cirugía que usted no pudo hacer”, le decía Hugo al equipo de doctores que no encontraban explicación alguna sobre su sanidad. Incluso dice no recordar casi nada de ese periodo tan fuerte, por lo que agradece a Dios de no recordarle esas experiencias.


“Dios fue tan bueno que no recuerdo casi nada. Mis padres fueron quienes dieron el golpe, buscando en oración y turnándose en el hospital”, dice.


Al año de su operación, pudo regresar a sus actividades normales y actualmente trabaja para uno de los gimnasios deportivos más grandes de Brasil como entrenador; Hugo siempre agradece a Dios por ese tiempo difícil.


“Todos los días tenemos que agradecerle mucho a Dios, porque Él tiene el poder de la vida. Él da y toma la hora que quiere”, finalizó la entrevista.


Fuente de Información: BibliaTodo.com

Suscribete a nuestras notificaciones

  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon

Una radio para tu familia, donde encontrarás temas sobre el liderazgo que debes de tener en tu hogar, comunidad y trabajo. Somos Conecta Multimedia.
Correo produccionconecta@gmail.com

Los Mochis, Ahome, Sinaloa, México.