Nueve años después y aún no hay paz para los cristianos de Kachin.


A lo largo de los años, el bloqueo de la ayuda humanitaria ha hecho que la situación en los campos sea más difícil. La pandemia de COVID-19 solo ha aumentado los problemas. 


El 9 de junio de 2011, un alto el fuego que duraba ya 17 años entre la Organización para la Independencia de Kachin (KIO) y el ejército de Myanmar se detuvo. El estado mayoritariamente cristiano de Kachin fue arrastrado al conflicto armado; desde entonces más de 400 aldeas han sido destruidas y más de 150.000 personas han sido desplazadas. Actualmente, 120.000 personas permanecen en más de 179 campamentos en Kachin y el norte de Shan, donde esperan hasta que sea seguro para ellos regresar a sus hogares. 


En marzo, la provincia china de Yunnan cerró la frontera con Myanmar, deteniendo todo el comercio y dejando a muchas personas en Kachin sin trabajo. Dentro de los abarrotados campamentos, las medidas para detener la propagación del virus, como el mantenimiento de la distancia social y las normas de higiene, son difíciles de aplicar. 


El Comité de Asuntos Humanitarios de Kachin (KHCC), que cuenta con varias iglesias entre sus miembros, ha estado trabajando con el gobierno y el KIO, el ala política del Ejército de Independencia de Kachin, para ayudar a la gente a regresar a sus hogares. El plan era ayudar a 10.000 desplazados a reasentarse este año en 17 aldeas abandonadas consideradas seguras. El proyecto, sin embargo, tuvo que ser paralizado temporalmente debido a los temores de que COVID-19 pudiera extenderse. 


Para los pocos cristianos que hay entre la mayoría budista de Myanmar, el regreso a casa no significa necesariamente que todo vaya a estar bien. Se sabe que los grupos insurgentes cierran iglesias y detienen a civiles si sospechan que no apoyan sus programas y secuestran pastores para desalentar a los jóvenes a unirse a la lucha. 


Además, las leyes de Myanmar hacen difícil que una persona se convierta. La Ley de Conversión Religiosa, parte de la "Ley de Protección de la Raza y la Religión", exige a los ciudadanos de Myanmar que deseen cambiar de religión que obtengan la aprobación de una Junta de Registro para la conversión religiosa recientemente creada, establecida en todos los municipios. Y existe la presión de la familia y la comunidad, que a menudo rechazan la nueva fe de un converso cristiano.


Fuente de Información: https://www.puertasabiertas.org

Suscribete a nuestras notificaciones

  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon

Una radio para tu familia, donde encontrarás temas sobre el liderazgo que debes de tener en tu hogar, comunidad y trabajo. Somos Conecta Multimedia.
Correo produccionconecta@gmail.com

Los Mochis, Ahome, Sinaloa, México.