• EDGAR HIGUERA

Pandillero intentó matar a Billy Graham en plena campaña evangelística y se convierte a Cristo.

El hombre que una vez intentó matar al evangelista Billy Graham se convirtió a Cristo tras pasar casi toda su vida odiando a Dios por la pérdida física de su padre.


George Palmer juró odiar a Dios con todo su corazón luego de que su padre muriera de un infarto cuando plantaba 100 árboles de cerezo en Australia.


«Nunca olvidaré cuando me dijeron que mi padre había muerto, simplemente no pude lidiar con eso. Recuerdo que subí al prado y le grité a Dios. Te odio. Te odio con todo mi corazón. Nunca te amaré”, contó Palmer.


A raíz de esa perdida, decidió no creer en Dios y cambió su actitud pacífica para convertirse en una persona de mala conducta tanta en su escuela como en su vecindario; tanto que la gente lo reconocía por la mala reputación que se había forjado.


“Siempre me dijeron que no sería nada. Si le dices esto a una persona continuamente, esto es lo que cree, que no vale, que es inútil”, explicó, quien lideró una pandilla de delincuentes que hirió a mucha gente.


En 1959, cuando se enteró que Billy Graham iba a Australia para predicar y realizar sus reconocidas cruzadas evangelísticas, Palmer reunió a su pandilla para sabotear el evento de la peor manera.


«Billy Graham representaba algo que detestaba. Fue algo que me conmovió día tras día”, confesó.


Su odio lo llevó a realizar un gran plan para matar Graham durante el evento y con la ayuda de todos sus hombres, «Les dije a los chicos, ‘Vamos. Nos mudamos para poder ver cerca de donde estaba predicando Billy Graham. Decidimos que mataríamos a Billy Graham”, recordó.


Cada uno llevaba un arma dispuestos a matar a Billy, esperando el momento perfecto para accionar mientras avanzaba el mensaje; su pensar era que cuando las personas pasaran a recibir a Jesús, éste lo mataría.


Y mientras observaban el panorama, Palmer le pareció extraño que la cantidad de personas que se habían reunido quisiera escuchar sobre Jesús; y fue cuando Dios le habló y desistió de la idea.


«¿Qué estás haciendo aquí, George?», escuchó en su oído y respondió, «Está bien, sé que eres tú, Dios», dije mentalmente. Te llevaste a mi padre. Me lastimas mucho. ¿Por qué debería amarte? ¿Por qué debería preocuparme por ti?”.


“George, no llevé a tu padre para lastimarte. Yo nunca te lastimaría”, Dios le contestó a Palmer, quien lloró de rodillas rendido ante el Señor por la confrontación que recibió dejando caer su arma y correr a aceptarlo en su corazón.


“Nueve de cada diez de nosotros nos convertimos esa noche. Todos lloramos”, testifica.

Y desde ese día, George se convirtió a Cristo y empezó a servirle en “El Ejercito de Salvación” sin descanso.


“Dios tomó a esta persona que lo odiaba con cada parte de su ser, y Dios lo amó. Es asombroso cómo Dios puede tomar una situación como la que vivimos y cambiar una vida por completo. Le doy gracias todos los días por eso”, finaliza.


Fuente de Información: https://www.bibliatodo.com


Suscribete a nuestras notificaciones

  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon

Una radio para tu familia, donde encontrarás temas sobre el liderazgo que debes de tener en tu hogar, comunidad y trabajo. Somos Conecta Multimedia.
Correo produccionconecta@gmail.com

Los Mochis, Ahome, Sinaloa, México.