#Opinión "Si por México" SOLILOQUIO por José Luis Muñoz


Soliloquio

Sí por México


Es lópez un líder político tan extraordinario que no sólo hace perfectamente su trabajo de destrucción, polarización y división nacional, sino también le hace parte de la chamba a la oposición.


Lleva meses insistiendo en que todos aquellos que no estén ciegamente con él se unan en un sólo partido opositor.


Como pendenciero de cantina, alardea: "Vénganseme todos juntos".


La fanfarronada es producto de la soberbia y la embriaguez del poder, pero para el país no es mala idea.


Y tampoco se ven otras opciones viables.


Parece que, por fin, hay quienes le están tomando la palabra.


Ya era hora.


México es hoy por hoy un país tan dividido y polarizado como los Estados Unidos frente a trom.


Las recientes elecciones en el vecino del norte son una gran lección para México y para todos los países con gobiernos populistas.


Desde que ganó las elecciones lópez ha atacado con furia y sistemáticamente a sus adversarios, con y sin rostro, y sin causa explícita.


Pero ahora ya los tiene, unidos.


Y los ha visto lópez tan en serio que de inmediato comenzó a atacarlos en su programa mediático pagado con recursos del erario publico.


¿Alguien pensó alguna vez en la posibilidad de una alianza PRD-PRI-PAN?


Idea y promoción made in lópez.


¡Bienvenida!


Aunque lópez inventó el concepto del PriAn, en la realidad nunca ha existido. Menos el PriAnRd.


Menos el PriAnRd+IP.


Pero en estos tiempos es lo mejor que puede suceder.


Una de las características fundamentales de la época del monopolio o la hegemonía priísta fue la subordinación de los poderes Legislativo y Judicial a una sola figura concentradora del poder: el Presidente de la República, quien a la vez era, informal pero ostentosamente, jefe absoluto del partido.


El ejecutivo controlaba también las elecciones, designaba a los candidatos a gobernadores e incluso a alcaldes de grandes ciudades, y elegía personalmente a un puñado de senadores y diputados que representaban sus dictados en el congreso.


¿Le parece conocido?


Así es. En eso estamos ahora, igual que entonces.


El binomio PRI-gobierno, es decir el presidente, tuvo el monopolio del aparato electoral a través de la Secretaría de Gobernación, desde la creación de la Comisión Federal de Vigilancia Electoral en 1946 hasta el surgimiento del Instituto Federal Electoral (IFE) en 1990.


Fue el monopolio electoral el primer frente ante el que se reveló la población mexicana encabezada por las clases medias.


En los años 80 la IP inició la insurrección contra el monopolio del PRI e impulsó al PAN que tenía décadas en el desván, manteniendo una famélica pero sostenida oposición. No pintaba, pero sobrevivía.


Existían entonces otros partidos pipitilla, paleros del PRI, pero servían de alas bloqueadoras, como el PPS y el PARM.


También surgieron otros de izquierda a partir del desintegrado Partido Comunista Mexicano, que siendo el más antiguo se auto-descontinuó, sin llegar a tener un solo asiento en el congreso.


Millones de mexicanos que no comulgaban con el PRI se entusiasmaron al despegar los 80s con el relanzamiento del PAN y el vetusto y empolvado partido blanquiazul comenzó a obtener ciertos triunfos significativos.


Algunos muy sonados sucedieron en Chihuahua en 1983, en los municipios de Juárez, Chihuahua, Parral, Camargo, Nuevo Casas Grandes...


Ese año el PRI perdió también Cuauhtémoc y Delicias, frente al PMT y al PARM.


Éramos entonces la mitad de los mexicanos que somos ahora, unos 66 millones.


Luego vino 1986, año del fraude electoral en Chihuahua operado y orquestado por el nefasto Manuel Bartlet, entonces Secretario de Gobernación que aspiraba a ser presidente. Fue seguramente el principio del fin de aquella "dictadura perfecta" como la llamó Vargas Llosa.


El mismo Bartlet que ahora le habla al oído a lópez, el que provocó la inundación en Tabasco y el que llevó a lópez a decidir inundar "primero a los pobres".


Ahora México se enfrenta a un régimen tanto o más antidemocrático que el presidencialismo absolutista que se comenzó a desmantelar en los 80s, principalmente con la construcción de organismos autónomos como el IFE.


Eso hizo posible la alternancia y la llegada a la presidencia, primero del PAN, luego el efímero retorno del PRI, que también fue alternancia, y finalmente la llegada de lópez a la presidencia.


El gobierno de lópez avanza a pasos de gigante en el regreso a ese antepasado. La concentración del poder es ya un hecho y ya sabemos que va contra el INE para evitar elecciones limpias.


La aprobación del presupuesto 2021 en el congreso el pasado fin de semana es una muestra de que el autoritarismo ha vuelto por sus fueros y es más ciego y obtuso que nunca.


La única opción que tiene ahora México es semejante a la que tuvo en los 80-90, es decir, unir a la sociedad frente al monopolio político-partidista. No hay en estos momentos oposición fuerte, como no la había cuando el PAN era sólo una sigla, pero un amplio sector de la sociedad está llegando al hartazgo ante la nefasta cerrazón de lópez y su afán destructivo.


En este contexto, el surgimiento de Sí por México es el signo más interesante de que puede surgir en el país una oposición de las cenizas.


La postulación más clara de Sí por México consiste en que "no queremos regresar al pasado, pero estamos convencidos que no podemos estacionarnos donde hoy nos encontramos”.


Una razón indirecta del triunfo de lópez en 2018 fue el avance en el mundo del Nacional-Populismo, impulsado por el triunfo del amigazo trom y con repercusiones en Brasil, en Polonia, en Italia, en Hungría y en otra media docena de países.


La experiencia de la derrota del Nacional-Populismo en los Estados Unidos es una muestra palpable de que la polarización puede aportar posibilidades a la oposición.


En México ya tenemos esa plataforma, acremente polarizada, gracias a la tesonera labor diaria de lópez, que insulta y repele a más de medio país.


El enorme hueco que cada día agranda lópez en la sociedad al insultar a algunos sectores, despreciar a otros e ignorar a los más, conforma un espacio ansioso y urgido de representación política que, teniendo estructura como los partidos, dinero empresarial y disgusto social, deja claro que todo un lado de la población polarizada ofrece un campo fértil.


Cuestión de cultivarla.


Sólo intereses mezquinos, egoístas, sectarios, o fundamentalistas podrían impedir el éxito del bloque opositor.


Un lamentable ejemplo es el Estado de Chihuahua, donde lópez registró la semana pasada el mayor índice de desaprobación de todo el país, de aproximadamente 60 por ciento.


Pero en Chihuahua parece que el aguerrido gobernador Corral está dispuesto a entregarle la gubernatura un morenista, creando división al interior de su partido y negándose a la alianza.


Eso podría llevar a Corral a convertirse en el Duarte del próximo sexenio.


En 2018 lópez obtuvo el 53 por ciento de los sufragios, con una votación que alcanzó el 34 por ciento de abstencionismo. Ni juntos PRI, PAN y PRD lo hubieran derrotado. Pero el mismo lópez dijo la semana pasada que si se hubieran unido los partidos de oposición su clan no habría alcanzado la mayoría en el congreso.


De eso se trata en 2021.


Pero recordemos que el lopismo tendrá en la boleta a 6 partidos: morena, PT, el Verde, PES y los nuevos: Redes Sociales Progresivas de Elba Esther Gordillo y Fuerza Social por México, del empresario-sindicalista-morenista Pedro Haces.


Todo un batallón, que ya sabemos cómo se las gastan.


Nomás déjeme apuntar un hecho ilustrativo:


En su dizque consulta para saber si los mexicanos queremos que se enjuicie a los expresidentes, los organizadores lopistas reportaron al INE 2 millones 538 mil 48 firmas "de apoyo". El INE las verificó y encontró que 5 mil 530 "pertenecían" a personas fallecidas.


Votó más de medio millón de muertos.


También encontró el INE otras 421 mil irregularidades.


Recuerde que lo peorcito del PRI, el PAN y el PRD ya está en morena.


La alianza opositora avanza bien en Zacatecas, Michoacán y Sonora, incluyendo las gubernaturas, y promete en Colima y Tlaxcala, por lo pronto, lo cual es muy buen comienzo.


Habrá que ver que es lo que realmente le espera a Sí por México en el camino de aquí al próximo 6 de junio.


El riesgo retórico es evidente: dará armas a lópez para reafirmar su tesis de que Pri y Pan fueron lo mismo. Pero ahora no será una falacia, sino una opción real en un encuentro electoral.


Desde luego de ahí a que realmente Sí por México enarbole y articule una defensa de los intereses de la clase media y genere entusiasmo, aun dista mucho.


Sin embargo, tampoco el gobierno de lópez tiene algo de integrador. Fuera de entregar pequeñas cantidades de dinero a los sectores que pretende comprar, no los escucha, ni los atiende políticamente. Actúa para con ellos con la idea de que son personas que le serán fieles por el dinero que reciben. Dicho por él, los considera sus mascotas. A otros sectores, simplemente los deja fuera.


La verdadera expectativa de Sí por México es convertirse en un movimiento articulador del descontento y darle viabilidad electoral.


El reto no es pequeño, pero la sociedad lo asume o el país pierde la última oportunidad.

Suscribete a nuestras notificaciones

  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon

Una radio para tu familia, donde encontrarás temas sobre el liderazgo que debes de tener en tu hogar, comunidad y trabajo. Somos Conecta Multimedia.
Correo produccionconecta@gmail.com

Los Mochis, Ahome, Sinaloa, México.