#Opinión "Molina, excluído por lópez" SOLILOQIO por José Luis Muñoz


Soliloquio

Molina, excluído por lópez

Por José Luiz Muñoz



En 1995 el químico atmosférico Mario Molina se convirtió en el primer cientifico mexicano ganador del Premio Nobel y en el país lo encumbramos como un gran orgullo nacional.


Simultáneamente, su premiación desplegó un profundo impacto en la conciencia ecológica del mundo, siendo seguramente su mayor aportación a la humanidad.


Fue cosa de dias, o semanas, para que después de recibir Molina el Nobel, una enorme población del planeta hablara familiarizadamente de la capa de ozono y del agujero detectado sobre la antartida.


Las fotos satelitales del agujero sorprendieron en todos los países.


Y todos supimos que era causado por los clorofluorocarbono.


Una soprendente realidad que el doctor Molina le reveló al mundo.


Antes de la fama del doctor Molina eran muy escasos los humanos que habian oido hablar de ese tema, pero el uso de los clorofluorocarbonos ya era sumamente popular y ya estaba dañando seriamente la atmósfera.


Ayer murió el doctor Molina repentinamente a causa de un infarto fulminante el en la Ciudad de México.


Coincidió su muerte en fecha con la extinción en la Cámara de Diputados de cerca de 50 fideicomisos para asegurar la continuidad de programas de investigación científica, que él impulsó decididamente. Es capricho de lópez que desaparezcan.


Molina y lópez nunca hicieron química


Los trabajos que hicieron a Molina merecedor del Premio Nobel versaron sobre el efecto de los clorofluorocarbonos (CFSs) en la atmosfera terrestre, como destructores de la capa de ozono presente entre 15 y 50 kilómetros de altura sobre el nivel medio del mar. El ozono es una forma alotrópica - también posible de existir- del oxígeno, que solo permanece estable en determinadas condiciones de presión y temperatura. Es un gas compuesto por tres átomos de oxígeno.


Molina fue pionero internacional y uno de los principales y más reconocidos investigadores de la química atmosférica.


Luego de la Segunda Guerra Mundial los CFS fueron ampliamente utilizados principalmente en la industria de la refrigeración, -casi todos los refrigeradores industriales, comerciales y domésticos los contenían- y también como propelentes de aerosoles. Prácticamente se utlizaban en todos los envases de productos conocidos como "sprays", - desodorantes, productos para el cabello, adhesivos, aromatizantes ambientales, aislantes térmicos y en una enorme variedad de etcéteras.


Era una gran moda mundial.


Los CFC tienen una gran persistencia en la atmósfera, de 51 a más o menos 200 años. Con el paso del tiempo luego de su uso en la superficie terrestre alcanzan la estratosfera, donde se disocian por acción de la radiación ultravioleta, liberando el cloro. Las investigaciones de Molina y sus colegas descubrieron que el cloro activa un proceso de destrucción de la capa ozono.


Fue altamente relevante entonces el artículo que en coautoría con Frank Sherwood Roland publicó Molina en 1974 en la revista británica "Nature".


Al principio, las conclusiones de Molina y sus colegas, no fueron bien recibidas por algunos grupos de investigadores, que incluso las consideraron desproporcionadas. Pero a la postre la tenacidad de Molina, quien se afanó en ofrecer explicaciones sobre los alcances del problema a los políticos y medios informativos, pudo concitar importantes consensos y generar una verdadera revolución ecológica.


Luego que sus teorías fueron probadas sin lugar a dudas, la Asamblea General de las Naciones Unidas se reunió para firmar el Protocolo de Montreal. En 1994, la ONU proclamó el día 16 de septiembre como el Día Internacional para la Preservación de la Capa de Ozono y consecuentemente los gobiernos y la industria mundial llegaron a trascendentales acuerdos que resultaron en el desuso de los CFS.


No sólo era un gran científico. También fue un tesonero gestor para que el conocimiento científico tuviera cabida y efecto en acontecimientos trascendentes de la vida cotidiana.


El efecto fue la reducción sustantiva del hoyo en la capa de ozono, que estaba permitiendo el paso de rayos ultravioleta con dañinos efectos en la salud de los humanos y de todos los seres vivos. Cancer en la piel y cataratas son algunos de los daños más comunes, así como niveles peligrosos de la disminución en el PH de los oceanos.


Un año después, en 1995, Molina y Paul Crutzen, recibieron el Nobel de Química.

Crutzen es el científico que propuso que nuestra era geológica fuera rebautizada como Antropoceno para subrayar el papel pernicioso que el ser humano ha tenido en la naturaleza.

Molina estuvo siempre muy atento a las posibilidades que tiene el ser humano de desequilibrar la ecología y trato siempre de que a través de la ciencia pudiéramos tener un papel correctivo de los excesos del progreso.


La calidad de Molina como uno de las mayores autoridades científicas del planeta en materia de aerosoles fue indudable.


Hace 4 meses, cuando en México se contabilizaban oficialmente cerca de 20 mil muertos por efectos del Codiv 19, diputados de un partido de oposición propusieron que el doctor Molina fuera parte de un comité científico para enfrentar la pandemia.


Por supuesto, lópez lo descartó ipsofacto.


El motivo: el científico más reconocido en la historia de México fue contundente, quizá el más temprano en el mundo, en destacar la importancia del uso del cubrebocas.


En un artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences" (PNAS) Molina afirmó que la transmisión aérea es la ruta dominante para la propagación del Covid-19.


Quería el cubrebocas obligatorio.


El estudio “Identificando la transmisión aérea como la ruta dominante para la propagación del COVID-19” señala que el uso de cubrebocas es indispensable, porque otras medidas como el distanciamiento social son insuficientes.


El pasado 8 de agosto Molina pidió directamente a lópez y a trom que lo usaran.


Obviamente lópez lo ignoró, igual que trom.


No sólo eso, también le prohibió a Claudia Sheimbaum incluirlo en su consejo asesor para la pandemia.


"La ciencia nos dice lo que tenemos que hacer, pero desafortunadamente la política no. Es importantísimo que las figuras de alto nivel en el Gobierno usen cubrebocas para demostrárselo a la gente", dijo Molina en una conferencia en el El Colegio Nacional.


"Es importantísimo darle el mensaje a la sociedad que sí tenemos solución. Si no lo hacemos, vamos a tardar mucho más en resolver el problema", dijo.


En su artículo en la PNAS escribió que el coronavirus SARS-CoV-2 no solo puede transmitirse a través de gotas de saliva sino también a través de aerosoles.


Su especialidad por excelencia.


Expuso que las partículas contaminantes llamadas PM 2,5 (que miden 2,5 micras o menos y están presentes en todas las ciudades) "son lo suficientemente grandes para acarrear el virus" pero demasiado pequeñas para que la nariz frene su entrada al sistema respiratorio. "Sí es posible que el virus esté en estas partículas y su efecto lo pueden parar las máscaras y los cubrebocas".


Explicó que estas partículas contaminadas con el virus no viajan en línea recta, por lo que pueden ser bloqueados por los filamentos de los tapabocas.


"Aunque no son perfectos, muchos cubrebocas relativamente sencillos sí filtran un 70 % y hasta un 90 % estas partículas. De ahí su impacto enorme", expresó.


Su aportación práctica basada en la ciencia fue suficiente para que lópez y su gobierno lo marginaran.


En Estados Unidos trom lo descartó, no sólo por su recomendación sobre el cubrebocas. Ya lo había marginado, por haber formado parte del Consejo Consultivo Científico de Barack Obama, al que perteneció por 6 años.


Quedarán como una coincidencia dramática que Molina haya muerto cuando en la cámara baja se intetaba defender, infructuosamente, el fideicomiso que sostiene las investigacione en el Centro de Investigación y Estudios Avanzados, Cinvestav. Investigaciones en áreas científicas y tecnológicas, Ciencias Exactas y Naturales; Ciencias Biológicas y de la Salud; Tecnología y Ciencias de la Ingeniería; Ciencias Sociales y Humanidades.


Todas ellas quedarán paralizadas con la extinción del fideicomiso que las sustenta.


Poseedor de más de 40 Doctorados Honoris Causa y distinciones como los premios Tyler de Energía y Ecología que recibió en 1983 y el Sasakawa de las Naciones Unidas, de 1999,Molina lamentó en su última conferencia que en México existan pocas patentes.

Cinvestav es la tercera institución pública mexicana con más registros de patente, después del Instituto Mexicano del Petróleo y de la UNAm. En la actualidad sus descubrimientos e inventos están protegidos legalmente por 283 patentes industriales, de las cuales 198 son patentes nacionales e internacionales.


Hhace 2 días se anunció la creación en el Cinvestav de un detector portátil instantáneo de coronavirus. Se trata de una prueba de sangre que detecta también si una persona desarrolló anticuerpos para el virus SARS-CoV-2.


Tras una detallada explicación de investigadores y estudiantes a los diputados, en defensa de su fideicomiso, el líder de la fracción de morena, Mario Delgado, dió la orden de votar la desapárición.


Delgado sólo tiene un propósito en mente: entregarle a lópez todo lo que pida para pagar así su boleto como próximo presidente de morena.


El doctor Molina investigó acerca de la química de la contaminación atmosférica en la baja atmósfera y estuvo involucrado en los últimos años en trabajos interdisciplinarios colaborando con expertos para enfrentar el problema de la degradación de la calidad del aire en las grandes ciudades del planeta. De ahí realizó importantes aportes al conocimiento y la solución de la contaminación atmosférica de la Zona Metropolitana del Valle de México.


En particular se opuso ferreamente al regreso a la quema de combustóleo y carbón en las plantas mexicanas generadoras de enrgía eléctrica, política emprendida por lópez, y señaló sin titubeos al complejo industrial de Tula como el foco emisor de las micropartículas que invadieron la atmósfera del Valle de México en la primavera del año pasado, provocando una contingencia.


“El lunes, hace dos días, Mario Molina participó en nuestra reunión de Consejo de El Colegio Nacional, estuvo muy activo, participando, haciendo preguntas, de modo que no podíamos esperar este desenlace que solamente podemos lamentar. Él se mostró tan participativo como siempre”, relata Juan Villoro, quien informó que el 5º. Encuentro Libertad por el Saber “¿Cuál es el desarrollo para un planeta saludable?”, que realizarán este mes, estará dedicado a Molina.


La participación de Molina en el encuentro iba abordar su enorme preocupación por rescatar medidas y políticas ambientalistas hoy refundidas en el desdén por el gobierno de lópez.


Dice Villoro que Mario Molina era una persona muy paciente y una de sus características era saber escuchar a los demás.


Totalmente incompatible con quien odia la cienciay el conocimiento y sólo sabe practicar la necedad.






Molina fue catedrático e investigador de la UNAM (1967-1968); asociado posdoctoral de la Universidad de California, Berkley (1972-73); profesor de la Universidad de California en Irvine (1975-1982); investigador del Laboratorio de Propulsión a Chorro del Instituto Tecnológico de California de 1982 a 1989 y del célebre Instituto Tecnológico de Massachusetts en 1989-2004.


Por su obra recibió inumerables premios y reconocimientos:


Premio Tyler para Logro Ambiental (1983)

Premio John Gustavus Esseler de la Sección Noreste de la Sociedad Estadounidense de Química (1987)

NASA Exceptional Scientific Achievement Medal (1989)

Premio Nobel de Química (1995)

Medalla Willard Gibbs de la Sección Chicago de la Sociedad Estadounidense de Química (1998)

Premio de la Sociedad Estadounidense de Química por Avances Creativos en Ciencia y Tecnología del Medio Ambiente (1998)

Premio Nobel de Química 1995

Premio Sasakawa del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (1999)

Premio Heinz en Medio Ambiente (2003)

Miembro Electo a El Colegio Nacional de México (2003)

Premio Volvo de Medio Ambiente (2004)

Galardón Pedro Sarquís Merrewe (2006)

Caballero gran cruz de la Orden de Isabel la Católica (2008)

Oficial de la Orden de Orange-Nassau del Reino de los Países Bajos (2010)

Caballero de la Legión de Honor del gobierno de Francia (2012)

Medalla de la Libertad de la presidencia de los Estados Unidos de América (2013)


Y los doctorados Honoris Causa:

Universidad Nacional Autónoma de México (1996)2

Universidad de Yale (1997)

Universidad de las Américas Puebla (2001)

Universidad Alfonso X el Sabio (2009)

Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (2009)

Universidad del Valle de México (2010)

Universidad de Harvard (2012)

Universidades estatales de México: Hidalgo (2002), México (2006), Michoacán (2009), Guadalajara (2010), San Luis Potosí (2011) y Universidad de Sonora (2018).

1 vista

Suscribete a nuestras notificaciones

  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon

Una radio para tu familia, donde encontrarás temas sobre el liderazgo que debes de tener en tu hogar, comunidad y trabajo. Somos Conecta Multimedia.
Correo produccionconecta@gmail.com

Los Mochis, Ahome, Sinaloa, México.