#Opinión "Peor el parche que el agujero" SOLILOQUIO por José Luis Muñoz


Soliloquio

Peor el parche que el agujero

Por José Luis Muñoz



El desabasto de medicamentos está en chino y en hindú.


Lo dejó bien claro el director del Insabi al informar, esta semana, que está por comenzar a fines del mes la difusión de la lista de claves de fármacos a licitar entre empresas de todo el mundo. Luego vendrá la negociación de patentes para posteriormente efectuar la firma de contratos, si no hay contratiempos, los últimos días de noviembre.


Las compras "de 2020" comenzarán a llegar en abril.


¿Por qué hasta ahora?


Es el tiempo que ha tomado a la burocracia lopista darse por enterada de lo que es una compra consolidada. Recordemos que la pifia de 2019 fue un rotundo fracaso, declarado desierto.


Sin embargo, parece que aún no acaban de entenderlo.


El 17 de septiembre pasado el director del Insabi Juan Ferrer volvió a hablar del boicot de los productores de fármacos para con el gobierno de lópez, un falso pretexto que se suponía empolvado luego de que se comprobó que nunca ha existido y que fue esgrimido para tratar de ocultar las tardanzas en que ha incurrido la Secretaría de Salud.


Ferrer aun considera "increíble" que las farmacéuticas tarden de 3 a 4 meses o más para entregar los medicamentos. Ya no habla de corrupción, que fue el primer argumento de lópez para destruir la cadena de acceso y distribución, - nunca probada ni denunciada formalmente - pero lo del boicot es para él la justificación del desabasto.


Aún no ha entendido Ferrer que las cadenas de producción de medicamentos funcionan en base a mucha planeación; que los fármacos tienen corta caducidad y no se almacenan en un anaquel esperando para cuando se soliciten, sino que este sector en todo el mundo funciona en base a pedidos con mínimo seis meses de anticipación.


Ya medio México lo sabemos.


Pero al gobierno de lópez se le han pasado de noche 4 veces los 6 meses de anticipación, sin entender.


Aunque llegó al cargo sin la mínima experiencia en el sector, pues sólo trabajó antes como administrador de zonas arqueológicas de Tabasco y Chiapas, Ferrer ya tiene suficiente tiempo en su nueva chamba como para haberse enterado de esos "pequeños detalles".


Quien sí lo tiene claro es el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, a quien lópez le pagará 135 millones de dólares anuales para comprarnos medicamentos, pues ha solicitado plazo hasta abril para hacer la entrega de la primera mega compra, a la que el gobierno le sigue llamando "de abasto para 2020".


Serán 3 mil 800 claves de la compra "bianual" 2020-2021 con un valor de 100 mil millones de pesos.


El Insabi, -a quien lópez le encargó manejar las compras del sector Salud- ya lleva 9 meses de vida, ejerce un multimillonario presupuesto que era del Seguro Popular, y no se sabe cómo lo están gastando; no ha dado hasta la fecha un solo reporte.


Es la institución encargada de hacerse cargo de los 54 millones de mexicanos sin seguridad social y está operando en absoluta opacidad.


Lo que se sabe es que no ha podido resolver un problema tan serio y tan sensible como el abasto de medicamentos para niños con cáncer, que ya se ha convertido en un símbolo del rostro inhumano de la calamidad lopista.


El "anillo al dedo" de la pandemia ha sido el pretexto del Insabi para acumular un severo rezago de atención a pacientes con enfermedades crónicas degenerativas, análisis de diagnóstico, cirugías, consultas, el servicio de tercer nivel, y un largo etcétera.


La red de institutos de salud y hospitales de alta especialidad sigue operando a baja escala por atender Covid, y si no habrá la desconversión este año, ¿cómo se atenderán a todos los pacientes que quedaron "pendientes" en Cancerología, en Nutrición y en todos los hospitales regionales o de alta especialidad en el país?


Regresando a la adquisición de medicamentos, la experta

Maribel Ramírez Coronel, pone el dedo en un renglón del que poco se habla:


"No hay duda - dice- que vendrán vientos fuertes y violentos en el camino rumbo a la compra internacional de medicamentos que la ONUPS ejecutará para el Gobierno de México. Por lo pronto, el Poder Judicial entró ya en el terreno de juego al ingresar varios amparos presentados por la industria farmacéutica: tanto CANIFARMA como ANAFAM y en forma individual también se ampararon empresas mexicanas productoras de fármacos. En cada caso tienen sus argumentos, pero el reclamo al unísono es el cambio al artículo 1 de la Ley de Adquisiciones que justo abrió una puerta emergente a UNOPS para ejecutar la compra de terapias del sistema público nacional de salud.


"Aparte, un grupo de senadores también están impugnando ante la Suprema Corte el mismo cambio de ley porque va contra lo que marca nuestra Carta Magna que debe estar por encima de todas las leyes. Si se concede la suspensión el Poder Judicial podría ordenar al Ejecutivo que detenga la mega-compra de UNOPS y no decline funciones tan vitales como la adquisición de insumos para salud".


Más allá de la judicialización, el proceso de licitación que está por comenzar implica un reto de dimensiones colosales para funcionarios que carecen de experiencia, conocimiento y sensibilidad, como el director del Insabi. Se espera una avalancha de empresas de más de 30 países atraídas por la miel de un plan con bajas exigencias de calidad, pues Cofepris ya anunció que otorgará "registros simplificados".


El director de Cofepris José Alonso Novelo Baeza también es un improvisado en el cargo, al que llegó, igual que Ferrer, por ser amigo de lópez. Es un pediatra de medio pelo que tenía su pequeño consultorio en Mérida y alguna vez atendió a un pariente de lópez, pero la industria en la que tuvo mayor éxito es la crianza de cerdos.


La "simplificación" de registro significa una peligrosa relajación de los requisitos y revela la tendencia a privilegiar el precio sobre la calidad.


Es en general una estrategia perfecta para fomentar la industrialización de otros países y para impulsar la depauperización de la industria farmacéutica nacional, del empleo en un sector que impacta positivamente en el ámbito médico-científico y que tiene efecto multiplicador en muchas ramas de alta exigencia técnica y de preparación.


La gran idea de lópez no sólo bajará la calidad de los fármacos en el sistema público de salud, sino también del mercado privado donde se vendrá una lucha encarnizada porque los que no ganen la licitación, ya estando aquí, tratarán de encontrar clientes en el sector privado. Compañías de India, China,Viet Nam, Mongolia, Bangladesh y otras asiáticas ya desde ahora están ofreciendo a las cadenas de farmacias medicamento más barato con la promesa de que obtendrán registro simplificado.


Aun hay que agregar al pavoroso coctel el estreno de la nueva empresa del gobierno para la distribución, de la que no se tiene ningún viso de avance.


Tiene la obligación de mover los 2.000 millones de piezas que requiere este país cada año.


Nadie apuesta a que llegue a tener un 50% de éxito.


El efecto concreto lo veremos a la vuelta del año.


Ya se anunció que si todo va de maravilla, las dotaciones comenzarán a llegar en abril.


Pero mientras tanto, el desabasto seguirá causando dolor y muerte a lo largo y ancho del país.


Ya antes del coronavirus, México encabezaba la mortalidad infantil por leucemia, con un registro de la Secretaría de Salud a 2017 de 2.3 fallecimientos por cada cien mil niños.


Las estadísticas de los siguientes 3 años no se han revelado.


La principal causal, según los expertos, es la falta de acceso a la atención especializada y a los diagnósticos tardíos, dos circunstancias que van muy de la mano, a las que se sumó desde el año pasado el fatal desabasto por la ignominiosa política de lópez y la torpeza de la burocracia.


El desabasto crónico de medicamentos oncológicos es el reflejo más claro de un sistema de compra y distribución roto en pedazos, por capricho. El punto de ruptura más inmediato fue el cierre de la línea de producción oncológica de Pisa, una de las mayores farmacéuticas del país, a petición de Cofepris.


Entre sus más de mil 200 productos en cartera, la empresa fabricaba en promedio el 80% de los medicamentos genéricos de quimioterapia más usados por la sanidad pública.


Cofepris lanzó en mayo de 2019 una inspección en la planta de Pisa en la Ciudad de México. Una dosis de metotrexato, una de las quimioterapias más comunes, había causado efectos adversos en un grupo de niños de un hospital de Puebla. La farmacéutica sostiene que el incidente se debió a una mala administración del medicamento por parte del personal médico. Los inspectores de Cofepris encontraron y reportaron “cero defectos críticos, cero defectos mayores, cero defectos menores” en el producto, según el acta de verificación publicada por El País.


Sin embargo, actuando por consigna de lópez, Cofepris ordenó la detención de la línea de producción de metotrexato, que era la misma en que fabricaba otras 24 claves.


Todas registraron desabasto.


Desde la notificación de Cofepris, Pisa no ha producido medicamentos oncológicos. La empresa ha tenido que remodelar la planta, con más de cuatro décadas en funcionamiento, para adecuarla a demandas surrealistas de la dependencia. Está previsto que los trabajos finalicen en octubre, pero las pruebas sanitarias para volver a poner en marcha la fábrica pueden demorar como mínimo tres meses.


Antes del incidente de Pisa, la cadena de suministro ya estaba al límite. Las materias primas necesarias para fabricar los medicamentos, que son altamente contaminantes, se encuentran principalmente en China e India. La mayor fábrica china, ubicada en la provincia de Zhejiang, el bastión industrial del sureste, cerró en 2017 tras ser golpeada por un tifón. Eso atoró la cadena.


En el gobierno de lópez esto no se tomó en cuenta y se culpó de "corrupción" a la ley de la oferta y la demanda.


Algo "inaceptable" para su mentalidad.


Papás y Ongs buscan afanosamente en mercados extranjeros lotes que puedan comprar, a precios altísimos que si el gobierno los comprara en mayor volumen por supuesto serían menos caros.


Desesperados por la falta de medicamentos, hay padres que han llegado a comprar quimioterapia veterinaria camuflada para uso humano.


Quizá han pensado que algo es mejor que nada.


El miedo y la frustración son un peligros coctel que puede llevar a asisrse de un clavo ardiendo, cuando no hay otra opción.


Sobre todo tratándose de la vida de un hijo.


Dos años después de que se desató la crisis por el desdén del gobierno para con los niños con cáncer, lópez ha sido omiso en prestarle atención al problema y no se ha planteado ningún plan para atenderlo.


Sabe muy bien lópez que su forma de actuar machete en mano y piqueta en ristre, sin investigar ni razonar, fue el detonador del desabasto.


Ahora el parche amenaza con estar peor que el agujero.

6 vistas

Suscribete a nuestras notificaciones

  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon

Una radio para tu familia, donde encontrarás temas sobre el liderazgo que debes de tener en tu hogar, comunidad y trabajo. Somos Conecta Multimedia.
Correo produccionconecta@gmail.com

Los Mochis, Ahome, Sinaloa, México.