• EDGAR HIGUERA

Taiwán revela correos enviados a la OMS en diciembre que advertían de un virus.

La pandemia que golpea gran parte del mundo no sólo ha dejado al descubierto la fragilidad de los sistemas sanitarios. Asimismo, ha intensificado o provocado tensiones entre países e instituciones sanitarias; en medio del afán por hallar no solo una cura sino también un culpable del desastre global que ha significado el Covid-19.



Entre las tantas controversias desatadas por el Covid-19, está la protagonizada por Taiwán y la OMS; luego que Tedros Ghebreyesus, director de la OMS asegurara que la Presidenta de Taiwan, Tsai Ing-Wen, estaba dirigiendo una campaña en su contra.


La disputa estalló luego de que la OMS negara que Taiwan hubiera advertido de un brote de un nuevo tipo de neumonía en Wuhan (China). Sin embargo, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Taiwan, emitió una declaración indicando el contenido y la fecha de una carta.

Taiwan advirtió a la OMS de una neumonía atípica en China desde diciembre


«Este es el correo electrónico del pasado 31 de diciembre del 2019 que el gobierno de Taiwán envió a la OMS sobre la detección de una neumonía atípica a la China conocida como SARS con pacientes tratados de forma aislada, es decir, transmisión de persona a persona».


Con esta declaración del ministro de Salud de Taiwan, efectuaba la denuncia del tardío accionar de la OMS con respecto al brote de nuevo coronavirus; cuando fueron notificados hace poco más de tres meses atrás.


El viernes pasado, la OMS negó que recibió el correo y desatendió la alerta temprana de Taiwán, tal como acusó un día antes Estados Unidos.


Según la declaración de la OMS en esa oportunidad, no hubo pruebas de una transmisión entre humanos.


“De ninguna manera se menciona en ese correo una transmisión de humano a humano”, aseguró la OMS.


Taiwan revela contenido de los correos electrónicos enviados a la OMS




“Los Centros de Taiwán para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) se enteraron por fuentes en línea que había al menos siete casos de SARS en Wuhan, China. En China, el término ‘SARS’ se utiliza comúnmente para referirse al SARS, una enfermedad causada por un coronavirus, de persona a persona”, comienza el comunicado.


“Debido a su experiencia con la epidemia de SARS en 2003, Taiwán realizó un seguimiento atento de la información sobre el nuevo brote. El 31 de diciembre de 2019, Taiwán envió un correo electrónico al punto focal del Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), informando a la OMS sobre su comprensión de la enfermedad y también solicitando más información de la OMS”.


Poca transparencia de la OMS y China


“Dada la falta de claridad en ese momento, así como los muchos rumores que circulaban, el objetivo de Taiwan era garantizar que todas las partes relevantes permanecieran alertas, especialmente desde que el brote ocurrió justo antes de las vacaciones del Año Nuevo Lunar, que generalmente ve enormes cantidades de personas para viajar».


«Para ser prudentes, en el correo electrónico nos esforzamos por referirnos a la neumonía atípica, y notamos específicamente que los pacientes habían sido aislados para recibir tratamiento. Los profesionales de la salud pública podían discernir de esta redacción que había una posibilidad real de transmisión de la enfermedad de persona a persona. Sin embargo, debido a que en ese momento todavía no había casos de la enfermedad en Taiwan; no podíamos afirmar de manera directa y concluyente que había habido transmisión de persona a persona”, alertaba puntualmente el correo.


“Los CDC de Taiwán también se comunicaron con el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades en un intento por obtener más información. Sin embargo, en respuesta a nuestras preguntas, el coordinador del RSI de la OMS solo respondió con un breve mensaje que decía que la información de Taiwán había sido enviada a colegas expertos; China solo proporcionó un comunicado de prensa”.


Nunca hubo respuesta


Según la denuncia hecha por Taiwan, la administración de Ing-wen, previendo que el nuevo virus resultara un peligro de contagio que pudiera ser de persona a persona; alertó a la OMS y a China y requirió información para advertir a su sistema sanitario y a la población, pero nunca llegó la respuesta.


El propio Donald Trump se quejó de la tardía respuesta de la OMS y amenazó con suspender el apoyo financiero si se demostraba que estaba trabajando para ayudar a China a ocultar el origen de la pandemia sin alertar a la comunidad internacional de manera temprana y decisiva.


Estados Unidos reprochó a la OMS de favoritismos hacia China y de haberla ayudado a “disimular” la gravedad del virus.


La diplomacia de EE.UU afirmó que están desconcertados por el hecho de que la información que brindó Taiwan de no hayan sido compartidas con la comunidad sanitaria mundial.


Fuente de Información: BibliaTodo.com


Suscribete a nuestras notificaciones

  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon

Una radio para tu familia, donde encontrarás temas sobre el liderazgo que debes de tener en tu hogar, comunidad y trabajo. Somos Conecta Multimedia.
Correo produccionconecta@gmail.com

Los Mochis, Ahome, Sinaloa, México.