#Opinión TRANSICIÓN por Oswaldo Villaseñor 21 julio


El Ejército y López Obrador

Oswaldo Villaseñor


El 26 de agosto del 2019, durante una gira de trabajo por el estado de Oaxaca, un grupo de personas enfrentó al presidente López Obrador para pedirle seguridad y que el Ejército combatiera a los grupos de narcos que les han robado su tranquilidad.


El presidente López Obrador con toda la frialdad del mundo les dijo que no. Que el Ejército nunca se usaría para reprimir al pueblo.


Ante tal expresión del mandatario nacional, la molestia de la gente no se hizo esperar y cuestionó de nuevo al presidente de manera tajante. ¿Entonces el narco también es pueblo?


El presidente López Obrador afirmó la expresión y dejó con un palmo de narices a la gente que le reclamaba seguridad y que combatiera a los causantes de la inseguridad en la cual vivían, en este caso, a los grupos del narco que se apoderaron de esa zona.


Esa afirmación del presidente se difundió en un video que se hizo viral en las redes sociales y por varias semanas fue tema central de discusión por los principales editorialistas, así como por líderes sociales y de opinión.


Pues bien, el Ejército, dijo el presidente, no está para reprimir al pueblo y por lo que hoy se ve, siempre y cuando ese pueblo sea el que integra al narco o a la delincuencia organizada, pero sí está listo para reprimir a los campesinos y agricultores como sucedió en Delicias Chihuahua, quienes intentaron oponerse al trasvase de agua -según ellos-, de la presa Las Vírgenes a presas de Estados Unidos.


A ellos se les enfrentó por parte de la Guardia Nacional, se les lanzaron balas de goma, gas lacrimógeno y también balas de verdad, según las crónicas difundidas de los hechos.


En este episodio, el presidente solo dijo que el Ejército cumplió con su protocolo para resguardar el orden y los bienes propiedad de la nación, amén de que descalificó el movimiento y dijo que los productores están engañados. En pocas palabras que es grilla de sus adversarios. Otra vez la politización por delante.


En pocas palabras la Guardia Nacional si puede atacar a los campesinos y productores agrícolas, pero no al narco. ¿Los integrantes del narco son pueblo y por lo que se ve, los campesinos No?. Vaya clasificación que hace el Presidente y el Gobierno Federal.


Pero ese episodio vivido en Delicias Chihuahua, es solo una muestra de la verdadera ruta seguida por un presidente que busca al costo que sea aferrarse al poder presidencial de manera totalitaria.


El poder del Ejército y del Narco unidos y como soporte de su permanencia en la silla presidencial. La entrega de puertos y aduanas al Ejército y a la Marina, se convierte en la jugada más reciente en el ajedrez que busca como final de partida conservar y tener un poder político absoluto en México y que sobreviva al 2021.


El presidente ya mostró sus cartas de contención política a sus adversarios que pongan en riesgo su permanencia en el poder y sus principales soportes ya están a la vista. Ejército y Narcos alineados al poder presidencial.


1.-En los últimos días, sucedieron dos hechos que hay que ver con suma atención. El diseño de la ruta del soporte del poder presidencial está a la vista.


El primero de ellos es el anuncio del presidente López Obrador de entregar la operación y administración de Puertos y Aduanas a la Marina y al Ejército respectivamente. La Marina las operará y El Ejército las administrará.


2.-Si este anuncio fuera el reconocimiento del Gobierno Federal de que la honestidad del Presidente no fue suficiente para que sus colaboradores actuaran igual y que a casi dos años no pudieron tomar la operación ni la administración de los puertos y las aduanas, fuera un buen comienzo y una buena narrativa.


Es sabido que el control de las aduanas y los puertos, los tienen desde hace muchos años atrás, grupos de la delincuencia organizada y no el gobierno federal.


Por la dirección General de Aduanas, pasaron en estos dos años, tres civiles y por las administraciones de las aduanas regionales, los cambios fueron constantes.


Ahora llegará La Marina y El Ejército a operarlas y administrarlas. ¿Se acabará el tráfico de armas, de drogas, de mercancía ilegal etc? Se antoja que no.


Solo se avisora una nueva administración de los recursos e instrumentos que tiene el Estado y para beneficio de quien controla y tiene el gobierno del Estado.


3.-Pero además, esta nueva concesión a las fuerzas armadas hay que verla en su justa dimensión porque no es la única que ha recibido durante el gobierno de López Obrador.


La primera que recibió la recién estrenada Guardia Nacional la cual tiene ya 58 mil elementos y aspira a tener 140 mil integrantes, fue la labor o tarea de migración. Se constituyó en un muro humano en la frontera sur y norte para impedir el pase de centroamericanos y connacionales a los Estados Unidos.


4.-Han sido miles de millones y más miles de millones de pesos lo que la Guardia Nacional le cuesta al pueblo de México y que no es usada contra los narcos que deberían ser el enemigo número uno del Estado y del Gobierno, pero si se usa como muro para complacer las exigencias de los gringos.


¿Tiene o no tiene razón Trump cuando dijo que el muro lo pagarían los mexicanos?. Parece que sí.


5.-Pero El Ejército y Marina ya recibieron las concesiones que los convirtieron en el principal constructor de México. Construyen casi todas las obras –muy escazas por cierto- que realiza el gobierno federal. Nomás como referencia, en Culiacán la pavimentación del dren Bacurimí lo realiza el Ejército y el dragado del Río Sinaloa en Guasave, le fue concesionado a La Marina.


Eso sin decir de la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, La Refinería de Dos Bocas y parte del Tren Maya donde se invierten miles y miles de millones de pesos y que cuyas ganancias serán para el Ejército y la Marina según se ha divulgado por los mismos titulares de dicha dependencias.


6.-Pero eso no es todo en materia de concesiones a las fuerzas armadas. El gobierno de López Obrador ya les dio la concesión también para construir una red de infraestructura bancaria y la operación posterior del que está destinado a ser el principal banco comercial del país, como es el Banco del Bienestar, antes Banjército.


7.-Pero eso no es todo. Ya el Ejército tiene la concesión y operación de 110 hospitales en todo el país, incluyendo los dos nuevos recién puestos en marcha en Sinaloa, pero además, ya tiene el resguardo de la totalidad de la infraestructura del IMSS y del ISSSTE en todo el país.


8.-Si a esto se le agrega la demostración pública de fuerza de grupos delincuenciales, a los cuales el Gobierno no toca y ellos se encargan de decir que tienen órdenes de cuidar al presidente como sucedió en su visita a Sinaloa, pues entonces la ruta está muy definida.


El único antídoto para mitigar la indignación social que se puede estar gestando por la falta de resultados de gobierno y que ello conlleva a un deterioro en la calidad de vida del pueblo, se llama Miedo.


El presidente ya empezó a suministrar las primeras dosis de miedo a un pueblo que estará dolido y enojado por la muerte de muchos de sus familiares y por la pérdida de su trabajo o patrimonio. El Ejército se encargará de la contención oficial y el narco de infundir el miedo en el pueblo.


¿Resultado? Un gobierno totalitario legitimado en las urnas con muy poca votación. Solo alentarán a votar a sus aliados, pero contendrán a sus adversarios. ¿Dónde y Cuando hemos visto algo así, los sinaloenses?


Esa parece ser la nueva democracia que se pudiera estar gestando en México.


¿Le saldrá la jugada al presidente con un pueblo que tendrá poco o nada que perder, pues de aquí a julio del próximo año pudiera perderlo todo?


En su tiempo se sabrá. Nunca antes, nunca después.


Habrá que estar pendientes.


PASO A PASITO.-En la lucha por las alcaldías y diputaciones locales del próximo año, los escenarios y jugadas se empiezan a poner interesantes.


En Guasave, la lucha se ve clara entre el PRI y Morena.


Por el PRI aparece de nuevo la figura de Pepe Menchaca y se suma una cara nueva como la de Bernardo Galvez, si de acuerpar todos los grupos a una nueva figura se llegue a tratar.


Por Morena, está la misma Aurelia Leal y la diputada Flora Miranda, que tienen con qué jugar, pero tienen que superar la barrera de por dónde o con quién.


Ambas están un tanto en la incertidumbre de si Morena las puede postular. Aurelia Leal Llegó postulada por el PES y en la reelección tiene que ser postulada por el mismo partido o los que integraron la alianza en su momento.


Flora Miranda, se alejó de Morena cuando renunció a su bancada en el Congreso.


Eso sí, de que tienen con Qué jugar tienen.


El PAN y otros partidos, no se ve con quien.

7 vistas

Suscribete a nuestras notificaciones

  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon

Una radio para tu familia, donde encontrarás temas sobre el liderazgo que debes de tener en tu hogar, comunidad y trabajo. Somos Conecta Multimedia.
Correo produccionconecta@gmail.com

Los Mochis, Ahome, Sinaloa, México.